Una Diva en tierra de tenores

Por Juan Pablo Goycochea (@Campi___)

Julio es un amante de la ópera y los recitales líricos; suele asistir a las funciones que se programan en el Gran Teatro Nacional o el Teatro Municipal y disfruta sobremanera las óperas producidas por el Metropolitan de Nueva York que se transmiten en directo, en Larcomar. Es viernes por la mañana y está sentado en la Sala Roja del Centro Cultural PUCP recordando algunas de esas funciones norteamericanas. No se le viene a la mente un Barbero, un Don Giovanni o una Carmen; se acuerda, específicamente, de Renée Fleming en Rodelinda de Händel, como Desdemona en el Otello de Verdi y como La Mariscala en Rosenkavalier de Strauss.

Renée Fleming es una soprano que ha cautivado en muchos teatros y escenarios del mundo. Desde Glyndebourne hasta el Teatro Colón, del Festival de Salzburgo a Berlín, Bayreuth y Pesaro. Desde la Scala hasta su hogar artístico: el Met de Nueva York. Ha sido ganadora del Grammy en cuatro ocasiones y nominada otras diez; también fue distinguida con la Medalla Nacional de las Artes otorgada por el mismo presidente Barack Obama. Fleming cantó en la banda sonora de El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey e incluso en algún momento de su carrera grabó un disco de indie rock (Dark Hope) en el que interpretó temas de Muse, Arcade Fire, Tears for Fears, Peter Gabriel, Leonard Cohen y otros.

La diva estadounidense estudió en la Juilliard School de Nueva York y se perfeccionó en Alemania, siendo alumna de Elisabeth Schwarzkopf. En ese mismo periodo también profundizó en el repertorio de dicho país, especialmente en el lied, como detalló en una entrevista a mediados de los años 90. Fleming siempre recuerda que la semana de clases magistrales con Schwarzkopf fue muy intensa, abrumadora, pero fenomenal. Muchos años después de aquella experiencia, y con toda la autoridad que su brillante trayectoria le ha dado, la soprano llegó por primera vez a nuestro país para compartir sus conocimientos con cuatro jóvenes cantantes.

El Perú no es ajeno para Fleming; ella ya había tenido contacto con nuestro país desde hace varios años a través del compositor Jimmy López a quien encargó escribir la ópera Bel Canto que fue estrenada a nivel mundial en la Lyric Opera de Chicago en diciembre pasado.

Todo parecía listo para que Fleming cante este año, por fin, en el Gran Teatro Nacional como parte de su gira latinoamericana, en un recital que pudo ser tan inolvidable como el que la mezzosoprano Joyce DiDonato ofreció hace unos meses. Lastimosamente, problemas con la productora tiraron abajo la realización del esperado recital.

Lima se iba a quedar sin la visita de la soprano, pero ella tenía otros planes: Propuso llevar a cabo una Clase Maestra, actividad que fue organizada en el Perú por la Sociedad Filarmónica de Lima en colaboración con la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y el Centro Cultural PUCP. Se realizó el viernes 23 de junio en la Sala Roja de dicho centro ubicado en San Isidro.

Carol Indacochea, Karla Rabanal, Óscar Oré y Susana Jaime fueron los afortunados cuatro estudiantes de canto lírico elegidos por sus propios maestros para interpretar arias de Mozart (Deh vieni non tardar), Händel (Rejoice greatly, o Daughter of Zion), Rossini (Sì, ritrovarla io giro) y Verdi (Caro Nome), respectivamente, frente a Fleming y el público conformado por estudiantes, profesores de música, personalidades vinculadas a la producción lírica en el país y algunos diletantes.

Renée Fleming les ofreció consejos para mejorar la respiración, el desenvolvimiento en escena, los pasajes de medios a agudos, la disposición del cuerpo en el escenario como parte de una mejor salida de la voz. También dio recomendaciones sobre cómo controlar los nervios, además de ejercicios de calentamiento vocal y otras técnicas de este proceso que tomaron por sorpresa al público como el uso sorbetes para la emisión del sonido. Lecciones que, sin duda, los alumnos y todo el público asistente atesorarán como muestra de la sabiduría y experiencia de la afamada soprano, quien destacó las cualidades de cada alumno tras sus presentaciones.

“Necesitamos más tenores como tú, el mundo necesita más tenores como tú”, fue lo que le dijo Renée Fleming a Óscar Oré, quien cantó Sì, ritrovarla io giuro de La Cenerentola y trajo a la memoria a un joven Juan Diego Flórez explotando al máximo su voz en las óperas de Rossini. La diva estadounidense no fue ajena a esa sensación y añadió: “Grandes tenores peruanos. Sí, lo sabemos bien”.

Tras esta experiencia musical, se dio paso a una ceremonia en la cual Renée Fleming fue nombrada Profesora Honoraria de la Facultad de Artes Escénicas de la PUCP.

El público local amante de la ópera y los lieder de Richard Strauss se quedó con las ganas de disfrutar del arte vocal y escénico de Renée Fleming, quien para muchos -me incluyo- es la soprano número uno de la actualidad. Pese a ello, no deja de ser importante y provechoso el que esta Clase Maestra se haya realizado en nuestra ciudad.

Esa mañana de junio, los estudiantes, los profesores, los diversos asistentes reunidos en la Sala Roja del Centro Cultural PUCP disfrutaron con sus enseñanzas y su arte. Esa misma mañana, Julio pasó de verla en DVDs, Internet o transmisiones en el cine a escucharla y estar a unos metros de distancia de ella; pasó de hacer memoria de las veces que la vio en pantalla a darse cuenta de que la tenía allí, por fin, al frente. Esa mañana, en aquella sala, todos fuimos Julio.

Sopranos Carol Indacochea, Karla Rabanal, Susana Jaime, Renée Fleming y el tenor Óscar Oré (Fotografía: Sociedad Filarmónica de Lima)

Los jóvenes cantantes Carol Indacochea, Karla Rabanal, Susana Jaime y Óscar Oré fueron los cuatro elegidos para participar activamente en la Clase Magistral de la soprano Renée Fleming. (Fotografía: Sociedad Filarmónica de Lima)

B O N U S  T R A C K

Preguntas y respuestas con Renée Fleming
Por Pablo Macalupú-Cumpén (@PabbloMC) 

P.: Sra. Fleming, ¿considera que muchos jóvenes artistas queman etapas demasiado rápido cantando, por ejemplo, roles que no están en su repertorio?
R.F.: En realidad, creo que la gente está haciendo muy buenas cosas en este momento. Veo a muchos cantantes fenomenales en la actualidad. La ópera está en un buen momento.

P.: Durante su visita a Madrid usted señaló que el gran objetivo de un cantante es tocar el corazón del público, ¿cómo puede lograrlo el cantante de ópera?
R.F.: Pienso que teniendo una conexión tremenda con su material. Eligiendo un material que tenga un contenido emocional pero esto es algo muy individual, muy personal, ya sabes, depende realmente de cómo se sienta la persona y qué es lo que le toca.

P.: Diversos medios han reportado que después de sus presentaciones de Rosenkavalier en Londres y Nueva York no volverá a estos grandes roles operísticos. ¿Qué es lo que sigue en su carrera?
R.F.: Bueno, no deseo cantar los mismos personajes una y otra vez, así que estoy preparando algunos estrenos. Me gusta la nueva música y estoy viendo, por supuesto, una gran cantidad de conciertos, así que este otoño presentaré el estreno de una obra escrita por Kevin Puts basada en las cartas de la gran artista estadounidense Georgia O’Keeffe. Será una nueva forma, muy interesante, de presentar piezas teatrales con imágenes acerca de la historia de alguien, pero no sobre un escenario operístico.

P.: ¿Tiene planeado seguir escribiendo libros como The Inner Voice, que publicó hace varios años?
R.F.: Si tuviera un poco de tiempo me encantaría hacerlo, pero, tú sabes, en este momento soy asesora artística del Kennedy Center y también consultora creativa de la Lyric Opera de Chicago. Es todo un reto y, realmente, no tengo tiempo suficiente.

P: A propósito, en los últimos años usted fue una de las responsables de la creación de la ópera Bel Canto del compositor peruano Jimmy López…
R.F.: ¡Sí, fue realmente emocionante!

P: ¿Podría contarnos un poco más sobre esta experiencia como consultora artística y ofrecernos un balance general de su trabajo en la Lyric Opera de Chicago?
R.F.: Debo señalar que Bel Canto es una historia increíblemente emocionante y, de hecho, Jimmy López hizo un trabajo fenomenal. Realmente fue maravilloso y estoy muy feliz por él y por nosotros ya que el estreno fue un éxito enorme. Pronto podrán ver Bel Canto por televisión.

P.: En diversas oportunidades usted ha comentado que le gusta mucho atraer nuevos públicos al mundo de la ópera; sin embargo, hay gente que considera que la ópera está en una crisis a nivel mundial que se agrava, en cierta forma, por cuestiones financieras. ¿Cuál considera usted es el estado actual de la ópera?
R.F.: Creo que las cosas están yendo bien. En Nueva York, por ejemplo, tenemos pequeñas compañías que también producen ópera, además hay jóvenes que están creando una serie de actividades que me parecen muy interesantes. Pienso que eso es una maravilla; sin embargo, las grandes compañías tienen algunos problemas porque tienen que vender muchas entradas. A pesar de ello, pienso que la situación es positiva.

Te recomendamos escuchar:

Agradecimientos: Pedro Daniel Macalupú Cumpén
Fotografía de portada: Decca / Andrew Eccles

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

%d bloggers like this: