Celebración excepcional

Zubin Mehta y la Orquesta Filarmónica de Israel. Concierto Extraordinario. 15 de agosto de 2016, 20:00 horas. Gran Teatro Nacional. Programa incluyó obras de Tchaikovsky, Schumann y Schubert.

El concierto de celebración por los 109 años de la Sociedad Filarmónica ha sido, realmente, fuera de serie. Había mucha expectativa desde que se anunció el regreso del maestro Zubin Mehta y la Orquesta Filarmónica de Israel, pero no fue un interés artificial ya que las entradas se agotaron a un mes de la presentación, según confirmó la misma Filarmónica en julio a través de sus redes sociales y comunicados. En otras palabras, el éxito no ha sido solo artístico sino también comercial.

Como ocurrió hace tres años, el maestro indio también presentó junto a su orquesta un ensayo abierto del programa que tocará próximamente en Argentina. Esta, de hecho, fue una posibilidad para que estudiantes y aficionados que no pudieron conseguir una entrada puedan ver de cerca y de forma gratuita al legendario director.

Precisamente de esto se trata el trabajo de la Sociedad Filarmónica de Lima. Más de un siglo de actividades en beneficio de la cultura. Una labor sincera y desinteresada que ha aportado y sigue aportando grandemente a la música en el país. Tengamos en cuenta que en sus inicios el Conservatorio Nacional de Música estuvo bajo la protección de esta organización; y esto es solo algo de todo lo que han hecho en 109 años, vale recordar también los concursos de composición -que deberían volver-, las actividades descentralizadas que llevan música a otras regiones del país, la breve producción editorial, las memorias discográficas anuales, las presentaciones de los artistas peruanos más importantes, entre otras. Todo ello logrado, hasta el momento, con esfuerzos de la empresa privada y un grupo importante de amantes de la música que buscan sostener económicamente a esta entidad.

Del concierto propiamente dicho, podemos destacar la grandísima técnica del maestro Mehta para dirigir a su orquesta. Desde el Hatikva hasta la Sinfonía Grande la audiencia puede disfrutar de una conducción cuidadosa y muy detallista. Precisamente es en la complicada obra de Schubert en la que el director indio resalta al máximo a la Orquesta Filarmónica de Israel. Modificando la disposición del elenco y con las maderas delante, rodeándolo, dándole un interesante protagonismo sonoro a estos instrumentos (flauta, oboe, clarinete, fagot), Mehta presentó una interpretación llena de frescura que motivó a una ovación natural. Terminado este programa, el maestro salió varias veces a escena para seguir recibiendo aplausos y regaló dos propinas: Nimrod, de las Variaciones Enigma, de Elgar; y la obertura de Las Bodas de Figaro, de Mozart.

Definitivamente, el 15 de agosto de 2016 pasará a la historia por un concierto sensacional en la que participó incluso el Presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski, quien dirigió el Himno Nacional del Perú. Una noche en la que no hubo necesidad de pronunciar palabra alguna porque la música fluyó a través del Gran Teatro Nacional demostrando cuán importante es para nuestras vidas el arte y la cultura.

Lee también Kuczynski, el director, sobre la sorpresiva presentación del Presidente de la República quien dirigió el Himno Nacional en la Celebración de la Sociedad Filarmónica.

Fotografía en portada: Miguel Carrillo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

%d bloggers like this: