Vadim Repin: “Mi inspiración viene de la partitura”

Vadim Repin debuta este sábado en el Perú con la Orquesta Sinfónica Estatal de Estambul (Fotografía: VadimRepin.com)

Vadim Repin debuta este sábado en el Perú con la Orquesta Sinfónica Estatal de Estambul (Fotografía: VadimRepin.com)

Por Pablo Macalupú-Cumpén

De la generación de violinistas en actividad formados desde pequeños entre los setenta y ochenta, Vadim Repin es de los más exitosos. De hecho, uno de sus maestros, el pedagogo kazajo Zakhar Bron, también enseñó a importantes artistas como Maxim Vengerov (ver entrevista), Daniel Hope, Vadim Gluzman, y muchos más. Cuando Bron se mudó a Novosibirsk, en Siberia, región en la que nació Repin en 1971, buscaba alejarse un poco de la “influencia política de la capital rusa”. Todo fue mejor de lo esperado: terminó creando una élite de artistas excepcionales.

Al igual que muchos de los citados, Repin hizo contacto e incluso trabajó con algunos de sus ídolos; uno de ellos, Lord Yehudi Menuhin. Cuando este lo escuchó aseguró: “es el violinista más perfecto que he oído”. Pero más allá del elogio, el ruso recuerda a su mentor como “un gran maestro y un gran ser humano”. “Menuhin tenía una personalidad muy especial, no solo en el sentido musical y profesional, sino en general”.

Él también le enseñó sobre cómo establecer la conexión artista-público. Ciertamente, uno puede percibir su extraordinaria técnica y energía en sus grabaciones (recomendamos, por ejemplo, el estupendo registro del Concierto en re menor de Jean Sibelius, al final de este texto); no obstante, la atmósfera que se crea en vivo es mucho más importante. “Hay una comunicación con la gente más allá del escenario. Cada pieza es un viaje que proponemos los artistas al público”.

Lima podrá disfrutar esta experiencia en el concierto que prepara la Sociedad Filarmónica en el Gran Teatro Nacional para este sábado 24 de junio. Repin actuará junto a la Orquesta Sinfónica Estatal de Estambul, que será dirigida por el croata Milan Turković. El programa presentará obras de Nevit Kodallı y Antonín Dvořák. Mientras que el virtuoso será el solista del famoso Concierto para violín de Bruch.

“Esa es una de las obras más encantadoras para el intérprete y también para el público”, explica. “Creo que es muy festiva, romántica, pero además es conmovedora y virtuosa. Un material fantástico para disfrutar”.

Repin llegará al Perú con su violín ‘Rode’, diseñado por Antonio Stradivari en 1733. “Cuando vi este en particular, quedé completamente enamorado”, asegura el maestro, quien prefiere no compararlo a sus antiguos compañeros de viaje. Desde los ochenta hasta 2015, el ruso ha tocado instrumentos creados por Stradivari y Guarneri del Gesù. “Es muy difícil decirlo, ¿sabes? Cada instrumento de los grandes maestros tiene una personalidad; por el momento mi corazón está con el Stradivari. Creo que el truco está en encontrar al que produzca el sonido que se acerque más a lo que imaginas”.

A decir del protagonista de esta semana, aquel sonido, aquel resultado artístico final, parte de una inspiración que viene de la misma música, de la partitura. Ciertamente, admite que hay muchos más elementos que influyen en su trabajo, ya sea una ópera, una película, un ballet o una experiencia. Pero lo más importante “es que la música te haga feliz y te entusiasme por lo que es”. Como sucede con su repertorio y también con Brahms, un compositor al que le rinde “una completa admiración y adoración”.

Recomendamos escuchar

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

%d bloggers like this: