El arte de ser pianista

Pianista Juan Pérez Floristán se presenta mañana a las 7:45 pm en el Auditorio Santa Úrsula de San Isidro (Fotografía: Sociedad Filarmónica de Lima)

Pianista Juan Pérez Floristán se presenta mañana a las 7:45 pm en el Auditorio Santa Úrsula de San Isidro (Fotografía: Sociedad Filarmónica de Lima)

Por Pablo Macalupú-Cumpén (@PabbloMC / @CamelloParlante)

La música clásica puede estar llena de expresiones tópicas y mitos en torno a sus personajes. Al pianista español Juan Pérez Floristán no le gusta que lo encasillen en esas categorías, tampoco que lo vean como extravagante o atormentado. A sus 24 años, el sevillano apuesta más bien por la provocación intelectual con sustento y, lógicamente, por vivir con la música y más allá de la música. Es que “la vida consiste en muchas cosas más”, nos cuenta vía telefónica, “el público verá que yo dejo todo en el escenario; sin embargo, creo que viene bien estar abierto y no perderte nada”.

Pérez Floristán habla con mucha claridad y una madurez que para algunos podría parecer incompatible con su edad. No obstante, en su joven carrera ha pasado por numerosos retos que le han traído varias satisfacciones como los premios que obtuvo en 2015 en el Concurso Internacional de Piano de Santander “Paloma O’Shea” y el Steinway de Berlín.

Crecer rodeado de discos y partituras, de hecho, ha sido clave en su profesión. Su padre es un destacado director de orquesta en Andalucía; y su madre, una pianista que le enseñó los principios de su instrumento. Todo fue natural y él nunca pensó en dedicarse a otra cosa más que la música.

De este arte, tiene varios géneros favoritos. El solista cita la popular frase de Terencio “hombre soy; nada humano me es ajeno” para comentarnos que disfruta tanto el rock,  como la salsa, el jazz, el flamenco, la electrónica e incluso el reggaetón. Es su forma de aprovechar la vida en el siglo XXI. Y de cada estilo, se queda con lo mejor. “Cuando la música es buena, pues lo es. Cuando hay un dominio técnico del instrumento a nivel profesional, entonces da gusto”, explica. Él percibe esa calidad en los trabajos de grupos y artistas como Radiohead, King Crimson, James Blake y otros.

El joven artista se presenta este viernes 13 de octubre por primera vez en el Perú gracias al esfuerzo de la Sociedad Filarmónica de Lima, que continúa con su impecable Temporada de Abono en el Auditorio Santa Úrsula de San Isidro. Para su debut tiene listo un repertorio cargado de intensas emociones.

La noche empezará con una selección personal de cinco preludios de Sergei Rachmaninov, del opus 32 y 23. “Busco crear una atmósfera previa a la Appassionata”, que será la segunda obra a interpretar en su recital. Con la Sonata Nº 23, Beethoven presenta “una tragedia musical casi shakesperiana”, revela Pérez Floristán. “Es una cosa turbia, oscura y, al final, uno espera redención, pero termina en catástrofe”. Y es que, en esta pieza, el Genio de Bonn ofrece un viaje vertiginoso y extremo que es un reto tremendo para todo aquel que se enfrenta a la partitura. Al preguntarle cuáles son sus versiones favoritas o a quién le gustaría escucharle tocar esta Sonata, asegura que  a fortepianistas como Robert Levin o en piano moderno a András Schiff (en el enlace).

La segunda parte tendrá momentos brillantes, también cargados de expresividad y melancolía. El español tocará Cuadros de una Exposición, suite que Mussorgsky escribió en memoria de su amigo, el pintor Viktor Hartmann, quien murió a los 39 años de edad. Aquí el compositor “expresa las emociones con sonidos crudos, las plantea tal cual, de una manera tan angulosa, tan dura, tan árida. Eso es lo genial de esa obra, es un festival de imaginación”.


*PRÓXIMAMENTE PODRÁS ESCUCHAR ESTA ENTREVISTA COMPLETA.


Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

%d bloggers like this: