Camello Parlante
Claudio Constantini (Foto: Jaime Massieu)

Q&A – Claudio Constantini, piano

El pianista y bandoneonista Claudio Constantini ha vuelto al Perú y anoche ofreció su primer recital dedicado a dos compositores franceses claves para la música entre finales del siglo XIX e inicios del XX: Claude Debussy y Maurice Ravel. La ocasión es más que adecuada ya que este 2018 se cumplen 100 años de la muerte de Debussy, pilar del modernismo; mientras que para Constantini es una gran oportunidad de demostrar en su país natal las razones por las que ha tenido tanto éxito con este enorme proyecto de grabar todas las obras para piano del maestro francés. Hasta el momento se han publicado dos volúmenes con el sello español IBS Classical, el primero se lanzó en 2015 y tiene el libro 1 y 2 de Images, además de otras piezas compuestas entre 1890 y 1915. El segundo -disco doble- se estrenó en abril de este año y presenta la Ballade, L.70, estampes y los Préludes completos, así como las Images oubliées, L.87. Lo encuentra al final del texto, en Spotify.

El segundo recital que ofrecerá Constantini se realizará este jueves 6 de setiembre, en Talara, y presentará obras de Marcello / Bach, Satie, Grieg, Troilo, Dames, Gardel, Piazzolla y De Caro.

Constantini empezó con el piano en la adolescencia y a los 18 años partió a Finlandia para realizar estudios superiores en música. Pocos tiempo después, a los 21 o 22 años -según recuerda- ordenó un bandoneón argentino, instrumento que decidió aprender de manera autodidacta. “No me lo propuse como algo en serio, pero al medio año de habérmelo comprado, ya estaba dando el primer concierto con bandoneón y desde ahí no he parado. Ahora mi tiempo lo divido entre el piano y el bandoneón”.

Pablo Macalupú-Cumpén: Y también te divides entre lo “clásico” y lo “popular”, el jazz, por ejemplo. En el video de presentación de tu próximo álbum América, dices cosas muy interesantes respecto de la música. Tu objetivo es quitar las etiquetas de “clásico” y “popular” y aseguras que “la buena música contiene verdad”. ¿Qué es para ti la “buena música”?
Claudio Constantini:
Esta es una pregunta sencilla y difícil a la vez. Lo que dije ahí “que contenga verdad”, pues hay que ver qué cosa es la verdad. Y en este tema podemos hablar hasta el infinito. Yo, personalmente, solo puedo hablar desde mi punto de vista y desde mi experiencia. La música buena es la que puede transmitirte una sensación, una emoción, que puede hacerte pensar, reflexionar, vivir una cosa que no es necesariamente tuya, sino de otra persona, generar empatía, hacerte viajar, que estimule tu creatividad, tu imaginación, tus sentimientos, que no necesariamente sean positivos, porque el arte puede contener verdades horribles, pero que son ciertas. Entonces, yo creo en esa música, la que transmite emociones y sensaciones que dicen algo, la que te afecta, la que no te resulta indiferente.

De tu repertorio, el trabajo interpretativo que más satisfacciones te está dando es el ciclo completo de la música para piano de Claude Debussy, un compositor complicadísimo para cualquier solista de tu especialidad. ¿Cuál es tu relación con estas obras y este compositor?
Debussy en general, así como la música de los compositores franceses de esa época, me apasiona; sobre todo él y el otro pilar de ese período: (Maurice) Ravel. Toco mucha música de ambos.

Antes de grabar los primeros discos (de Debussy) no había tocado mucho de su música. La conocía, la escuchaba y la disfrutaba, pero cuando nació esta idea de grabar la integral de Debussy, me puse a profundizar mucho sobre su música, sobre su vida, sobre París en esa época, sobre todas las influencias que había tenido. Es un mundo absolutamente apasionante para mí, ha cambiado definitivamente mi perspectiva musical, mi perspectiva artística y mi manera de interpretar, incluso, se ha ido desarrollando, lo cual es natural en un músico. Con este proyecto en específico, siento el desarrollo que he tenido gracias a él en cuanto a los planos sonoros, en cuanto a la concepción extramusical, porque Debussy se inspiraba mucho en todo lo extramusical, más bien en lo sensorial, en lo gráfico. Ese mundo se me ha abierto más con este proyecto.

¿Cuándo viene el tercer volumen de Debussy?
Ahora estoy a punto de lanzar un disco nuevo que es de música para piano de Piazzolla y Gershwin: América. Lo he grabado este año y está por publicarse. Este es el único proyecto discográfico de este año. El Debussy próximo será un disco doble igual al que he sacado este año y va a completar la serie de discos. Puede que me tome un par de años grabarlo porque es mucha música. Antes de 2020 no va a salir, eso es seguro.

Ya que hablamos de Debussy, de lo “popular” y lo “clásico”, a este compositor también se lo relaciona con el jazz. De hecho, tuvo influencia e influyó en este género…
Sí, la influencia es mutua tanto de los compositores llamados “impresionistas franceses” hacia el jazz y viceversa. Hubo mucha relación entre esas música y más de una obra de Debussy tiene influencia de jazz. Pero pienso que ese es el Debussy inspirado en todo lo exótico, que no solo era el jazz, sino también el flamenco, la jota, el gamelán y todas esas cosas que veía  en las exposiciones mundiales o que veía en los cafés o en los bares de París. Todo lo que le influenciaba y que él mezclaba de alguna manera. Por ejemplo, de los Preludios (libro 2) en el número tres La puerta del vino compuso unas arabescas que son típicamente españolas. Él nunca estuvo en España, se inspiró solo viendo una postal que Manuel de Falla le envió de la Puerta del Vino que está en Alhambra, Granada. Él tenía ese tipo de “moléculas” para inspirarse y crear un mundo y eso es lo que le ocurre con las influencias que puede tener del jazz y que lleva mucho a su campo.

Además de pianista y bandoneonista eres compositor, ¿cómo trabajas tus obras?
De distintas maneras. Me gusta tomar parte de las cosas que compongo. Mayormente cuando son obras mías, prefiero yo tocarlas sea en piano o en bandoneón. En mi lenguaje hay claras influencias latinoamericanas que salen de la sangre.

En orden de preferencia, ¿la interpretación o la composición?
Primero soy intérprete, luego compositor.

La Sociedad Filarmónica de Lima presenta a Claudio Constantini esta noche a las 7 pm en la Casa de la Juventud, Av. A-514, Talara Alta, Piura. Ingreso libre.

Pablo Macalupú-Cumpén

Pablo Macalupú-Cumpén

Lima, 1990. Fundador de CamelloParlante.com | Periodista musical y de asuntos internacionales. Trabajo en TV Perú y colaboro con la revista Caretas. Escribo en Camello Parlante desde 2007. He realizado investigaciones sobre medios de comunicación y prensa cultural.

Add comment

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.