Camello Parlante
Avi Avital (Fotografía: Andy Squire)

Avi rocks!

Uno de los grandes conciertos que nos ha dejado la primera mitad del año, sin duda, ha sido el que presentó la Sociedad Filarmónica el último 23 de junio con el debut en el Perú del mandolinista israelí Avi Avital acompañado por la Venice Baroque Orchestra, de Italia.

Avital y el mencionado conjunto barroco han venido trabajando con una mayor continuidad desde 2014, año en que empezaron una gira por diversos países del mundo. La colaboración entre esta agrupación y el solista también ha quedado registrada en un disco titulado Vivaldi y distribuido por el sello Deutsche Grammophon, con el que lograron ganar el importante premio ECHO Klassik en 2015.

Además de la química musical que se puede escuchar tanto en el disco, apreciar en los videos y comprobar al verlos en directo, hay muchas más aproximaciones entre Avi Avital y la Venice Baroque Orchestra. Desde su fundación en 1997 este conjunto de cámara ha trabajado en redescubrir, interpretar y dejar registro sonoro de obras de los 1600s y 1700s que hasta el momento no habían estado disponibles en disco. Por su parte, Avi Avital es uno de los artistas y académicos jóvenes más importantes que tiene el mundo de la música en la actualidad. El israelí ha revalorizado a la mandolina dando a conocer el repertorio original de su instrumento e interpretando adaptaciones de diversas obras del barroco (escuchar, por ejemplo, su disco Bach); además, ha explorado la música tradicional y contemporánea.

El recital presentado el 23 de junio pasado fue prácticamente un completo homenaje a Vivaldi con algunos momentos dedicados a otros compositores del barroco (Benedetto Marcello, Francesco Geminiani) y el barroco tardío (Giovanni Paisiello). A lo largo del espectáculo, el público fue testigo de la grandeza de Avi Avital y de la Venice Baroque Orchestra. Del conjunto destacan sobremanera los instrumentistas principales de cada sección especialmente el primer violín y el primer cello, así como el laudista Ivano Zanenghi, el clavecinista Lorenzo Feder y la flautista Anna Fusek quien enamoró al público en el Doble Concierto para Mandolina y Flauta Dulce en sol mayor, RV 532, de Antonio Vivaldi, escrito originalmente para dos mandolinas.

Con Avi Avital y la Venice Baroque Orchestra las obras del barroco, que muchos consideran piezas de museo, sonaron con una frescura y juventud sorprendentes. Como era de esperar, una composición tan popular como el Concierto en sol menor, “Verano”, de Las Cuatro Estaciones (Il cimento dell’armonia e dell’inventione), RV 315, enloqueció a los asistentes hacia el final del programa.

Antes de concluir, Avi Avital ofreció dos propinas: el tranquilizador Largo del Concierto en re mayor, de Vivaldi; y Bučimiš, una endemoniada obra tradicional de Bulgaria, en cuya sección final el mandolinista demostró un extraordinario virtuosismo provocando una sonora ovación en el Auditorio Santa Úrsula. De hecho fue un merecido agradecimiento a su actuación durante todo el programa y un reconocimiento del público limeño por enseñarnos que la mandolina está más viva y vigente que nunca.

Fotografía: Andy Squire

Pablo Macalupú-Cumpén

Pablo Macalupú-Cumpén

Lima, 1990. Fundador de CamelloParlante.com | Periodista musical y de asuntos internacionales. Trabajo en TV Perú y colaboro con la revista Caretas. Escribo en Camello Parlante desde 2007. He realizado investigaciones sobre medios de comunicación y prensa cultural.

Add comment

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.