Camello Parlante

Zubin Mehta dice adiós

Por Pablo Macalupú-Cumpén*

Lima es una de las pocas ciudades que el director de orquesta indio Zubin Mehta ha elegido para su gira de despedida con la Orquesta Filarmónica de Israel (IPO). Seguramente, el público de la Sociedad Filarmónica le dará la bienvenida con una ovación similar a la que tuvo en 2016, pocos segundos después de aparecer sobre el escenario. Zubin Mehta no merece menos. Más de sesenta años dedicados a la música lo convierten en una de las mayores autoridades vivas y vigentes de la dirección de orquesta y la agenda está cargada, con prudencia, hasta 2020.

CARETAS ha sido el único medio peruano en conversar en exclusiva con el maestro, justo antes del concierto que organiza la Sociedad Filarmónica de Lima para este lunes 22 de julio en el Gran Teatro Nacional.

El director nos respondió minutos después de la medianoche desde su habitación en un importante hotel de Tel Aviv. Días antes, había dirigido el Requiem de Verdi en el Lowy Concert Hall de Tel Aviv y al día siguiente, el jueves 10 de julio, tenía en agenda interpretar la Sinfonía Nº 6 de Beethoven, la Sinfonia concertante de Haydn y Confetti de Kaper. Parece no inquietarle aquellos discursos de que hay poco público para la música clásica. “No se preocupe, estoy dirigiendo el Requiem de Verdi y cada noche vienen al menos tres mil personas a los conciertos”.

La primera vez que llegó a Lima para dirigir, en 2013, Zubin Mehta se presentó al público con su especialidad: el repertorio postromántico. Interpretó la Sinfonía Nº 5 de Gustav Mahler, obra de un compositor muy querido para él. De hecho, mucho de lo que aplica en su interpretación viene de las enseñanzas de Bruno Walter, un director que fue asistente y amigo de Mahler.

Su generación es casi como un puente entre los míticos directores de orquesta y los más jóvenes artistas que hoy suben al podio. ¿Qué recuerda de aquellos maestros como Bruno Walter a quien tuvo la oportunidad de conocer?

-De hecho, mi generación heredó mucho de sus conocimientos e interpretaciones. Conocí bien a Bruno Walter y tuve la oportunidad de estudiar con él algunas partituras. Asistí a sus sesiones de grabación en Los Ángeles, por lo que fueron momentos extraordinarios que pasé durante algunos meses.

Zubin Mehta también tuvo la ocasión de conocer en los Estados Unidos a la viuda de Mahler, Alma, quien le mostró orgullosa algunos trabajos del compositor, así como los planos del arquitecto Walter Gropius, su exesposo, y los abanicos que le dedicó Oskar Kokoschka, su amante.

Zubin Mehta
Zubin Mehta

AMAR LA MÚSICA

Para Mehta, el vínculo con la Filarmónica de Israel es casi como una relación de amor. También tiene lazos importantes con las orquestas filarmónicas de Viena, Berlín y Los Ángeles.

-¿Qué balance podría hacer de estos sesenta años de carrera con estas orquestas tan grandes?

-Primero, el haber hecho tanta música maravillosa. He tenido la fortuna de dirigir a grandes orquestas. Yo no viajo mucho. Nunca fui director visitante, pero dirigía al menos una vez al año a la Orquesta Filarmónica de Viena y a la Filarmónica de Berlín. Sin embargo, con la Filarmónica de Israel paso alrededor de tres meses al año. Ha sido así durante cincuenta años. Eso es mucho, mucho tiempo.

-Y con la Orquesta Filarmónica de Israel ha tenido presentaciones muy significativas, algunas un poco polémicas, como cuando dirigió Wagner por primera vez en los ochenta.

-Y no fue con éxito.

-Ciertamente. Sin embargo, con el pasar de los años, esta música adquiere nuevos significados.

-Así es, es lo que espero.

-Pero la herida que ha dejado la música de Wagner en Israel es aún profunda. ¿Cómo podríamos cambiar la visión sobre la música de este compositor alemán?

Pues creo que no lo intenté lo suficiente, pero sí lo hice un poco en los ochenta. Lo que tenemos que entender es que una parte del público entonces aún tenía en los brazos los números (para identificar a los prisioneros) del régimen nazi. Por lo tanto debíamos respetar que no escuchen la música que oyeron en los tiempos del terror. Espero que esto cambie algún día.

El mayor trauma ha quedado con la música de Wagner, según cuenta Mehta, puesto que las obras de otros alemanes como Richard Strauss se tocan mucho en Israel.

Zubin Mehta y los Tres Tenores
Zubin Mehta y los Tres Tenores

LECCIÓN Y DESPEDIDA

Con sus más de sesenta años de experiencia en la conducción, Zubin Mehta recomienda a los jóvenes directores estudiar y analizar más las obras. “No creo que se esté estudiando mucho. Estamos viendo que las carreras empiezan muy rápido. Son muy talentosos, pero pienso que podrían analizar un poquito más la música”.

El programa del último concierto que ofrecerá con la Orquesta Filarmónica de Israel este lunes iniciará con la Sinfonía Nº6 en fa mayor “Pastoral” de Beethoven. “¿Cómo podríamos existir sin Beethoven?”, se pregunta Mehta, “la Pastoral es realmente una de mis sinfonías favoritas. Es el inicio del romanticismo, el inicio de la descripción musical de la naturaleza”.

La función continuará con el Concierto para flauta y orquesta en re mayor de Carl Reinecke, en la que los acompañará el solista Guy Eshed. “Tenemos a uno de los mejores intérpretes de flauta. Ya lo verán, es absolutamente fenomenal y estamos muy felices de tenerlo en la gira”. Finalmente, el maestro Mehta interpretará La Valse de Maurice Ravel. Zubin Mehta continuará su gira de despedida por América en Colombia, Panamá y Argentina.

Sobre el futuro no habla mucho, pero tendrá música para rato. Tras la despedida de la Filarmónica de Israel estará en Los Ángeles para dirigir Mahler en octubre, celebrar el Año Nuevo al estilo vienés en el Walt Disney Concert Hall y más obras del repertorio romántico y postromántico hasta mediados de enero del 2020.

*Entrevista publicada en la edición Nº 2599 de la revista Caretas.

Debut de Zubin Mehta con la Filarmónica de Los Ángeles en 1966 (Foto: KCET)
Debut de Zubin Mehta con la Filarmónica de Los Ángeles en 1966 (Foto: KCET)

CINCO MOMENTOS MEMORABLES DE ZUBIN MEHTA

1. Concierto con los Tres Tenores en 1990
El maestro Mehta nos recordó que todo empezó para marcar el retorno a los escenarios de José Carreras, tras vencer al cáncer. Pero el espectáculo superó todo éxito e hizo más popular la ópera en la década del 90. Los conciertos de los Tres Tenores se repitieron años después, en diversas ciudades del mundo.

2. The Bolero (1973), de Allan Miller y William Fertik
Zubin Mehta protagonizó este cortometraje dedicado al popular Bolero de Ravel, a la Filarmónica de Los Ángeles y al mismo director de orquesta. El lenguaje audiovisual aplicado a la obra del compositor francés es impresionante. En 1974, este trabajo ganó un Oscar en la categoría de mejor cortometraje.

3. The Trout (1969)
¡Cuántos grandes momentos han quedado registrados en la historia de la música! Aquí Zubin Mehta (contrabajo), Jacqueline Du Pre (cello), Daniel Barenboim (piano), Itzhak Perlman (violín) y Pinchas Zukerman (viola) interpretan el Quinteto para piano en la mayor conocido como La Trucha de Franz Schubert. Obligatorio ver este film. Un lujo.

4. Turandot, de Puccini
En 1973, Zubin Mehta se reunió con Luciano Pavarotti, Joan Sutherland, Montserrat Caballé y Nicolai Ghiaurov para hacer historia con esta grabación. Quizás Pavarotti no es el mejor Calaf de todos o quizás Sutherland era muy “ligera” para encarnar a Turandot; sin embargo, en conjunto esta grabación es una de las principales referencias entre todos los registros de esta ópera pucciniana. La dirección de Mehta es sumamente emocionante. El maestro saca lo mejor de cada uno de los solistas, cantantes del coro y miembros de la orquesta. Parte 1 y Parte 2 aquí.

5. Zubin Mehta y su emotivo regreso a la Israel Philharmonic Orchestra en octubre de 2018
Luego de varios meses de ausencia, el maestro Zubin Mehta volvió a los escenarios y la Orquesta Filarmónica de Israel, con la que se presenta este 22 de julio, le dio una bienvenida sorpresa.

Pablo Macalupú-Cumpén

Pablo Macalupú-Cumpén

Lima, 1990. Fundador de CamelloParlante.com | Periodista musical y de asuntos internacionales. Trabajo en TV Perú y colaboro con la revista Caretas. Escribo en Camello Parlante desde 2007. He realizado investigaciones sobre medios de comunicación y prensa cultural.

Add comment

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.