Camello Parlante

“Bendición del ‘Teatro Forero'”

“La fiesta de ayer en el local del Gran Teatro”*

“Grata impresión obtenida por las personas invitadas”**

En la tarde de ayer se efectuó la ceremonia del bautizo del gran “Teatro Forero”, obra de arte y arquitectura de Lima concluída ya, después de muchos años de trabajo y del vencimiento de una serie de obstáculos, merced á la inteligente decisión y al esfuerzo del doctor Manuel María Forero. 

El “Teatro Forero” se ha edificado, desde sus cimientos en el que fué el antiguo é histórico local del teatro Olimpo, centro de reunión, en una época, de los mejores espectáculos teatrales que vinieran á esta capital. Ya del antiguo Olimpo que antaño existía en la calle de Concha no queda nada, sino el recuerdo; pues el nuevo teatro, construído con todo el confort, el adelanto y la belleza de los grandes locales propios para espectáculos artísticos, está reputado, por la gallardía de su arquitectura y por su lujo interior, como el primero de la costa del Pacífico.

A invitación de los señores Forero, numerosas y distinguidas familias de nuestra sociedad y miembros del cuerpo diplomático y consular, acudieron ayer á la ceremonia de bendición del gran teatro.

Fueron padrinos el presidente de la república, señor Augusto B. Leguía, quien concurrió al acto acompañado de los ministros de relaciones exteriores, justicia, marina y el jefe de la casa militar; y madrina, la señora Elvira Forero y Osorio, hermana de los señores Forero. En el momento de romperse la clásica botella de champaña, que pendía al fondo del escenario, de una gran cinta. bicolor, la orquesta tocó el himno patrio, entre las grandes manifestaciones de aplauso de la concurrencia, tributadas á la familia Forero; que ha contraído al mérito de dotar á la ciudad de un teatro que le hace honor. Al beberse la primera copa de champaña, el señor Leguía felicitó al señor Manuel María Forero, haciendo recuerdos del señor Emilio Forero, padres de los señores Forero, que al construír el Olimpo tuvo luego el proyecto de hacer de él, con el tiempo, una gran sala de espectáculos, cosa que han conseguido realizar sus hijos. Agregó el señor Leguía que si don Emilio Forero, desgraciadamente fallecido ya, viviera todavía, hubiera tenido la más grande satisfacción de su vida. El doctor Forero contestó al presidente dándole las gracias por el cariñoso recuerdo de su padre y agregando que era un gran orgullo para él y todos los suyos haber dotado á Lima de una sala de espectáculos como la del nuevo teatro Forero.

La concurrencia fué exquisitamente atendida por los propietarios en un bien provisto bar, colocado en dos mesas á ambos lados del proscenio.

La concurrencia permaneció en el local hasta más de las 8 de la noche. Formando una verdadera romería las personas que á cada instante entraban y salían, y recorrían el teatro de todos sus compartimientos, desde el piso bajo hasta la cazuela, desde el hall de entrada hasta los camerinos.

Todos los invitados hacían vivos elogios del arquitecto de la obra, señor Viale, y manifestaban á los señores Forero, especialmente á don Manuel María, el agrado con que contemplaban su esfuerzo, ya realizado, y la gratitud de la ciudad de Lima que puede presentar una sala teatral que enorgullecería á cualquier capital sudamericana y que podría alternar con los grandes teatros europeos.

Publicado en el diario El Comercio, edición de la mañana, en Lima, el lunes 26 de julio de 1920.

**Nota del editor: Todos los textos se mantienen con su forma de redacción original, excepto las comillas añadidas en título y subtítulos de esta nota

Pablo Macalupú-Cumpén

Pablo Macalupú-Cumpén

Lima, 1990. Fundador de CamelloParlante.com | Periodista musical. He trabajado en TV Perú, colaborado con la revista Caretas y radio Filarmonía. Escribo en Camello Parlante desde 2007. He realizado investigaciones sobre medios de comunicación y prensa cultural. Hago una maestría en musicología en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Add comment

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.