Camello Parlante

Pandemia: Los retos de la música clásica en Latinoamérica

Por Pablo Macalupú-Cumpén

La revista Time hizo noticia hace un par de días al presentar su balance anual con una portada que sintetiza este 2020 bajo el título “el peor año de la historia”. América Latina ha quedado muy afectada debido a la pandemia por coronavirus. Un reporte de las Naciones Unidas publicado en julio es contundente al señalar que esta crisis ha sido peor en la región debido a las “estructuras de protección social débiles, sistemas de salud fragmentados y profundas desigualdades”. Como es de suponer, uno de los sectores más afectados ha sido el de la cultura y, en este caso, el de la música clásica. 

¿Qué nos ha enseñado este 2020 a quienes estamos vinculados a este sector? ¿Cómo empezar de nuevo en un periodo post-pandemia? ¿Cómo fortalecer a la música clásica en nuestros países e integrarnos en América Latina? Estas fueron algunas de las preguntas pilares del Latin America Meet Up producido por Classical:NEXT, un evento organizado por la Association for Classical Independent Labels de Alemania y Piranha Arts, en el que tuvimos la oportunidad de contar nuestras experiencias e intercambiar ideas en torno a estos puntos.

La coordinación de este encuentro latinoamericano estuvo a cargo de René Solís, director del portal Música en México y contó con la participación de Alejandra Martí, directora de Ópera Latinoamérica (Chile); Pierina Lavanca, gerenta de la Orquesta Sinfónica del Sodre (Uruguay); Maximiliano Luna, músico, periodista, docente y cofundador de Música Clásica BA (Argentina); Leonardo Martinelli, compositor y académico (Brasil); Mauricio Peña, Jefe de la Sección de Música del Banco de la República (Colombia); Monique Rasetti, directora del Festival Internacional Divertimento (México); Javier Súnico, director titular del Coro Nacional (Perú); y Pablo Macalupú-Cumpén, editor de CamelloParlante.com (Perú). 

Tecnología, educación, integración y políticas públicas
El uso de la tecnología, las redes sociales, el desarrollo web y herramientas afines es el punto en común de todo el ámbito clásico latinoamericano durante esta pandemia. Los conciertos virtuales creados en casa por músicos y cantantes, la retransmisión de producciones prepandemia, el estreno de nuevas obras, festivales de coros, reuniones virtuales, clases maestras, talleres y más han sido parte de la programación regional.

El manejo intensivo de la tecnología, no cabe duda, se quedará en el mundo clásico y será aprovechado para la formación de públicos, la educación a distancia y la integración. Alejandra Martí de Ópera Latinoamérica (OLA), detalló cómo la experiencia de Escena Digital ha permitido —durante esta emergencia sanitaria global—conectar artistas, productores, comunicadores e investigadores de la región ampliando la red de contactos, generando oportunidades de trabajo y colaboraciones, intercambiando ideas de políticas culturales y más. 

Precisamente, las políticas culturales y mayor financiamiento estatal o, en su defecto, el respaldo estatal a las empresas privadas que aportan dinero a organizaciones vinculadas a la música clásica es una necesidad en esta parte del mundo. La pandemia ha demostrado cuán frágiles somos, sobre todo aquellos países en que el financiamiento público es clave para las entidades culturales, explicó René Solís de Música en México, al presentar las conclusiones del Encuentro latinoamericano de Classical:NEXT.

A pesar de ello, no hay que dejar de experimentar, de ser más creativos. En este proceso, organizaciones públicas, privadas, artistas y gestores deben apoyarse también en la prensa especializada, en la comunicación para dar a conocer sus trabajos. La difusión es pieza clave en el campo cultural y así lo reconocimos junto con los colegas de Música Clásica BA y Música en México.

La pandemia nos obligará, hasta cierto punto, a empezar de nuevo. A construir desde lo local. Paulina Ricciardi de OLA recomendó —en una charla interna que sostuvimos antes de las conclusiones del encuentro— que los países deben enfocarse en las producciones locales, en el desarrollo artístico latinoamericano, en la creación y estreno de más obras de compositores de nuestros países. “Este es el momento para empezar a trabajar en políticas públicas que den apoyo a la creación nacional”, aseguró.

Ópera Latinoamérica (OLA) y Ópera XXI realizan el Primer Encuentro Iberoamericano de Teatros hasta el miércoles 9 de diciembre (Imagen: Facebook OLA)

Los retos específicos para el Perú
A lo largo de esta crisis sanitaria, tanto el Gran Teatro Nacional, desde GTN En vivo, como los Elencos Nacionales han sabido trabajar aprovechando las nuevas tecnologías. Más personas pudieron acceder —de manera gratuita— a espectáculos que no lograron ver en directo, mientras que esas herramientas han servido también como medio para la formación de públicos. Lamentablemente, el cierre general de las actividades por pandemia ocasionó que, solo en espectáculos de música clásica y ópera de los Elencos Nacionales, el Gran Teatro Nacional deje de recaudar más de un millón y medio de soles este año, según las estimaciones extraoficiales.

Desde el ámbito privado, la Sociedad Filarmónica de Lima ha tenido una presencia valiosísima durante la emergencia con su Primera Temporada Virtual de libre acceso al público. Y desde el sector educativo la Universidad Nacional de Música (UNM), la Escuela de Música PUCP, la Universidad Nacional Daniel Alomía Robles, entre otras han realizado charlas, clases, talleres, seminarios virtuales para la comunidad artística y muchas para el público en general. La UNM incluso presentó el estreno mundial de la ópera colaborativa virtual Eclipses. Por su parte, el Ballet Municipal de Lima ha acercado el mundo de la danza a todos los públicos a través de sus medios sociales.

Eclipses, ópera virtual creada por 15 compositores peruanos y producida por la Universidad Nacional de Música (Imagen: UNM)

El Perú no solo ha sido afectado por la pandemia y la crisis económica derivada de la misma. Desde hace cuatro años venimos arrastrando una grave crisis política e institucional que ha empeorado en los últimos meses. El cuarto año del quinquenio 2016-21 lo estamos cerrando con doce cambios ministeriales en Cultura que han impedido el desarrollo de políticas sólidas para el sector, a pesar de que esta administración tuvo, durante la campaña electoral de 2016, el plan de cultura mejor estructurado. Solo basta ver la demora en la respuesta del sector Cultura ante la crisis por coronavirus, para notar cuán importante es tener una institución fuerte que apoye a gestores, organizaciones y demás personas involucradas en las industrias creativas.

El principal reto está en hacer. Nos lo han enseñado a lo largo de los años nuestras emblemáticas asociaciones culturales privadas; así como las iniciativas autofinanciadas, por ejemplo, el programa de Cantoterapia de Jimena Llanos, el más reciente Festival Perú Canta de la Camerata Vocal de Lima o incluso este medio que se sostiene con sus propios recursos; y, por supuesto, los Elencos Nacionales que han sobrellevado tantos cambios administrativos a su alrededor, así como recortes de presupuesto, y han continuado presentando espectáculos de calidad al público peruano. 

Hacer también implica sentar bases. Por ello, desde los medios especializados, desde los gremios artísticos, gestores, músicos y más, estamos en la obligación y responsabilidad de solicitar a nuestras autoridades una respuesta y políticas efectivas que permitan el desarrollo del campo cultural y, en consecuencia, el de una sociedad más crítica, más justa, más tolerante. Mientras tanto, sigamos creando, difundiendo, compartiendo y enseñando.

Foto de portada: Orquesta Sinfónica Nacional del Perú, dirigida por Fernando Valcárcel, durante el programa Maestros indigenistas presentado en octubre a través de la plataforma GTN en vivo

Pablo Macalupú-Cumpén

Pablo Macalupú-Cumpén

Lima, 1990. Fundador de CamelloParlante.com | Periodista musical. He trabajado en TV Perú, colaborado con la revista Caretas y radio Filarmonía. Escribo en Camello Parlante desde 2007. He realizado investigaciones sobre medios de comunicación y prensa cultural. Hago una maestría en musicología en la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Add comment

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.